/blag/

Yehuda Yudkowsky, 1985-2004; traduccion

thu4may2006—18w124d33%— 04h18m00s—0utc

Me conmovio tanto la despedida de Eliezer Yudkowsky a su hermano que se la lei a mi mama unas horas mas tarde, traduciendola al hablar. Le impresiono mucho y me pidio inmediatamente que la tradujera en forma al Español. Eso he hecho. Espero que quien no tenia la oportunidad de leerla lo haga.

Fecha: 22:27:34 Jueves 18 de Noviembre del 2004
De: Eliezer Yudkowsky

Mi hermano pequeño, Yehuda Nattan Yudkowsky, ha muerto.

Murio el 1ero de Noviembre. Su cuerpo fue encontrado sin ninguna identificacion. La familia se entero el 4 de Noviembre. Pase una semana y media con mi familia en Chicago y ahora estoy de vuelta en Atlanta. He evitado avisarle a mis amigos pues es una cosa tan dificil de decir.

Solia decir: “Tengo cuatro de mis abuelos con vida y planeo tener cuatro de mis abuelos con vida cuando la ultima estrella de la Via Lactea se esfume.” Tengo todavia cuatro de mis abuelos con vida, pero no creo seguir diciendo eso de ahora en adelante. Incluso si logramos llegar a la Singularidad y la atravesamos, sera demasiado tarde. Una de las personas que amo no estara ahi. El universo tiene una sorprendente habilidad de apuñalarte en el corazon de donde menos lo esperas. De todas las personas que tenia que proteger, jamas pense que Yehuda seria una de ellas. Yehuda nacio el 11 de Julio de 1985. Tenia diecinueve años cuando murio.

La religion judia prescribe gran cantidad de rituales y condolencias para la ocasion de la muerte. Yehuda ha pasado a un mejor lugar, los caminos de Dios son misteriosos pero benignos, etc. Confortan realmente esas palabras a la gente? Yo vi a mis padres y no creo que lo hagan. La bendicion que se dice en los funerales judios es “Bendito es Dios, el juez verdadero”. En verdad lo creen? Por que lloran en los funerales si lo creen? Ayuda a alguien el decirle que su religion exige de el que lo crea? Creo que yo lo afronte mejor que mis padres y que mi hermana pequeña Channah. Lo mio se trataba de dolor, no de confusion. Cuando escuche por telefono que Yehuda habia muerto, jamas hubo un momento de incredulidad. Era consciente del tipo de universo en que vivo. Como ha de comprenderlo mi familia religiosa, partiendo, como deben, de la suposicion que Yehuda fue asesinado por un Dios benevolente? El mismo Dios bondadoso, asumo, que orquesta que millones de niños crezcan analfabetos y hambrientos; la misma figura paterna, benevolenta y tribal, que orquesto el Holocausto y las torturas de brujas de la Inquisicion. No titubearia en llamarlo maligno, si algun ser consciente hubiese cometido tal acto, hubiese permitido tal cosa. Pero he pesado la evidencia tan bien como he podido, y no creo que el universo sea maligno, una respuesta que en estos dias es llamada ateismo.

Quizas ayude creer en un alma inmortal. Se que me sentiria mucho mejor si Yehuda hubiese partido en un viaje a algun lado, incluso si jamas hubiera de volver. Pero Yehuda no “paso a un lugar mejor”. Yehuda no “descansa en paz”. Yehuda no va a regresar. Yehuda no existe mas. Yehuda fue absolutamente aniquilado a la edad de diecinueve años. Si, eso me enoja. No puedo poner en palabras cuanto me enoja. Seria rabia para desgarrar las puertas del Cielo y quemar a Dios en Su trono, si existiera un Dios. Pero no hay ningun Dios, asi que mi rabia arde para volver pedazos la forma-en-la-que-son-las-cosas, para rehacer el diseño de un mundo que permite esto.

Me maravillo de la fuerza de los ateistas no transhumanistas para aceptar tan terrible oscuridad sin ninguna esperanza de cambiarla. Pero luego la mayoria de los ateistas tambien sucumbe a mentiras reconfortantes y hacen excusas para la muerte aun menos defendibles que las rotundas mentiras de la religion. Voltean la cara, rechazan confrontar el horror de ciento cincuenta mil seres conscientes aniquilados cada dia. Uno punto ocho vidas por segundo, cincuenta y cinco millones de vidas por año. Convierte las unidades, tiempo a vida, vida a tiempo. El World Trade Center mato medio hora. Actualmente, todas las organizaciones criogenicas juntas han suspendido un minuto. Este ensayo tomo veintidos mil vidas en escribirse. Me pregunto si alguna vez hubo un ateista que aceptara el horror en toda su magnitud, sin hacer excusas, sin ofrecer consolaciones, que no esperara tambien por algun amanecer futuro. Como ha de ser vivir en este mundo, verlo tal y como es, y pensar que jamas ha de cambiar, jamas ha de mejorar?

La muerte de Yehuda es la primera vez en mi vida que pierdo a alguien tan cercano a mi como para que doliera. Asi que ahora he visto la cara del enemigo. Ahora entiendo, un poco mejor, el precio de medio segundo. No lo entiendo muy bien, pues el cerebro humano tiene un diseño metido en el. No nos lamentamos por siempre, seguimos adelante. Lloramos unos dias y despues continuamos con nuestras vidas. Tal falta de sensibilidad nos equipa pobremente para comprender la muerte de Yehuda. Diecinueve años, 7053 dias, de vida y de memoria, aniquilados. Un millar de años o un millon de milenios o un porsiempre de vida futura, perdidos. Hubiera debido atenuarse el sol cuando Yehuda murio, y un viento frio soplar en todo lugar donde seres conscientes se reunian, para decirnos que nuestro numero había disminuido en uno. Pero no se atenuo el sol, no vivimos en tan sensible universo. Incluso si el sol se atenuara cada vez que alguien muriera, no seria visible excepto como un parpadeo continuo. Pronto todo mundo se acostumbraria a el de nuevo y dejarian de percibir el parpadeo del sol.

Mi pequeño hermano coleccionaba corchos de botellas de vino. Alguien trajo a casa, a la familia, un par de corchos que habia coleccionado para Yehuda, y que jamas tuvo la oportunidad de entregarle. Y mi abuela dijo, “Denselos a Channah, y algun dia ella le hablara a sus hijos de su hermano Yehuda que coleccionaba corchos”. Las palabras de mi abuela me dejaron perplejo, extendiendose sobre mas tiempo del que jamas se me había ocurrido imaginar, a cuando mi hermana de catorce años hubiera crecido y se hubiera casado y le estuviera diciendo a sus hijos del hermano que habia perdido. Como podia mi abuela saltar todos esos años tan facilmente cuando yo apenas podia sobrellevar el dia? Escuche las palabras de mi abuela y pense: ella ya ha pasado por esto antes. No es este el primer ser querido que mi abuela pierde, en la forma en que Yehuda es el primer ser querido que he perdido. Mi abuela es lo suficientemente vieja como para tener un patron para afrontar la muerte de sus seres queridos; sabe como sobrellevarlo porque ya lo ha hecho antes. Y pense: como puede aceptarlo? Si lo sabe, porque no esta luchando con todo lo que tiene para cambiarlo?

Como seria ser un ateista racional en el siglo quince y saber, mas alla de toda posibilidad de rescate, que todo aquel que amas seria aniquilado, uno despues de otro mientras tu mirabas, a menos que tu murieras primero? Ese es todavia el destino de los humanos hoy en dia; el ininterrumpido horror no ha cambiado, por mucho que ahora tenemos esperanza. La muerte no es un sueño lejano, no es una terrible tragedia que le ocurre a alguien mas en las noticias que lees en los periodicos. Un dia has de recibir una llamada telefonica, como yo recibi una llamada telefonica, y la posibilidad que parecia distante se habra vuelto realidad. Habras de llorar, y de dejar de llorar, y seguiras con tu vida, y luego otro dia recibiras otra llamada telefonica. Ese es el destino que el mundo guarda para ti, a menos que hagas un esfuerzo convulso para cambiarlo.

Puesto que el cuerpo de Yehuda no fue identificado hasta tres dias despues de su muerte, no habia manera posible de que fuera suspendido criogenicamente. Otros quizas corran con mas suerte. Si has pospuesto esa charla con tus seres queridos, hazlo. Quizas no lo entiendan, pero por lo menos no pasaras la eternidad preguntandote porque ni siquiera lo intentaste.

Hay una costumbre judía asociada con la muerte que tiene sentido para mi: contribuir a una organizacion de beneficencia en nombre del fallecido. Estoy donando mil ochocientos dolares al fondo general del Instituto de la Singularidad, pues esto ha sucedido ya suficiente tiempo. Si objetas al Instituto de la Singularidad considera entonces la Fundacion Matusalen del Dr. Aubrey de Grey, que espera derrotar el envejecimiento a traves de la ingenieria biomedica. Pienso que es una estrategia sensible frente a la muerte para los ateistas transhumanistas, donar a una organizacion de beneficencia anti-muerte despues de la muerte de un ser querido. La Muerte nos hiere, asi que hemos de deshacer la Muerte. Sea esa la valvula de escape de nuestra ira, que es terrible y justa. Vi descender el ataud de Yehuda en la tierra y llore, y me sente durante el sermon y escuche a rabinos decir mentiras reconfortantes. Si yo hubiese dicho el sermon de Yehuda, no hubiera confortado a los dolientes en su perdida. Les hubiera dicho que Yehuda habia sido absolutamente aniquilado, que no quedaba nada de el. Les hubiera dicho que tenian razon de estar enojados, que habian sido robados, que algo precioso e irremplazable habia sido arrebatado de ellos, sin ninguna razon en lo absoluto, arrebatado y destrozado, y que jamas lo tendrian de vuelta.

Ningun ser consciente merece tal cosa. Sea ese el verdadero sermon de mi hermano, libre de mentiras reconfortantes.

Cuando Michael Wilson escucho la noticia, dijo: “Hemos de trabajar mas rapido.” Cualquier condolencia similar es bienvenida. Otras condolencias no.

Adios, Yehuda. No tiene mucho caso decirlo, puesto que no hay nadie que lo oiga. Adios, Yehuda, no existes mas. Nada queda de ti despues de tu muerte, como no hubo nada antes de tu nacimiento. Moriste y tu familia, Mama y Papa y Channah y yo, nos sentamos en la mesa del Sabbath como si nuestra familia siempre hubiese sido compuesta de solo 4 personas, como si jamas hubiese habido un Yehuda. Adios, Yehuda Yudkowsky, jamas has de volver, jamas has de ser olvidado.

Amor,

Eliezer

Follow me on Twitter!  |  Back to ELZR.com